Destinos cruzados

Quizás ese fue nuestro destino… coincidir un instante fugaz para después despedirnos y cada quien tomar su camino…

Anuncios

Sin rastro

De nosotros no hay fotos, no hubo tiempo ni intenciones de tomarlas… sin rastro, mas que en la memoria… para dejar todo en la imaginación, tan irreal como fuese posible, para no estar seguros nunca de que existió un amor tan dañino como bendito; que nunca pudo florecer…

Debí… debí… No importa lo que debiste hacer si ya no se puede volver atrás… de que sirve decir lo que ya no tiene valor…

No era un auto-sabotaje, al contrario, era miedo, un miedo profundo de caer completamente perdida en esos ojos…

Solitarios días

Hay días en que necesito un abrazo en medio de la noche y tengo miedo que me seduzca la soledad; Porque a veces llega y se recuesta a mi lado, al momento que mis lagrimas caen siento que los sentimientos me consumen, y ella me abraza, me consuela… y lo encuentro de cierta manera hermoso… dolorosamente… humanamente…

Convergencia

Quizás no debería parecer extraño habernos encontrado ahí, pero en su momento no lo pensé de esa manera. Un aeropuerto, un lugar donde convergen las personas, un punto de reunión donde coinciden miles de personas y cada uno parte a su destino, nadie espera encontrarse a alguien, no ven más que el monitor del estatus de vuelo ansiosos porque el momento de partir llegue, tomar el camino, con la mirada fija en el destino, ya sea imaginando lo que nos encontraremos en él, o en el placer de regresar por fin a casa; cada persona con su historia.

Un lugar donde se espera y se piensa en lo que esperas que suceda, o en lo vivido en el viaje; un lugar donde se reflexiona, algunos se rompen por partir, otros lo hacen ansiosos, otros mas indiferentes, cansados, algunos enamorados, algunos entusiasmados; un lugar donde los sentimientos sinceros salen a flote.

Extraños que van al mismo lugar que tu, van o vienen, cada uno es diferente; extraños que van a un lugar diferente al tuyo, van o vienen, a nadie le importa. Cada uno amenizando la espera a su manera, conversando con los compañeros de viaje, o con desconocidos que se han convertido momentáneamente en amigos para quemar el tiempo, leyendo algún libro, escuchando música, o perdidos en algún entretenimiento digital, ya sea una película, una serie, un videojuego, en alguna red social, enviando mensajes instantáneos.

Ahí nos encontramos por primera vez, con la mirada fija en el destino; en mi caso solo quería regresar por fin a casa después de varias semanas lejos. Apenas lo alcance a ver entre las páginas de aquel libro que estaba leyendo y el monitor de su computadora personal que descansaba en su regazo, él empezaba su viaje y yo lo terminaba, para nuestra suerte o desgracia teníamos destinos diferentes, vaya a ser el destino, que su mirada se cruzó con la mía entre esa intención de disimular el interés mutuo…

Miedo

Él no llegaría a comprender nunca que ese acto fue un arrebato único y máximo de valentía, la muestra máxima, el último paso antes de paralizarme. Él imaginó que era algo común en mí, quizás no se dio cuenta de lo que me significó; no pudo vislumbrar que, bajo el disfraz de serenidad y confianza, en ese instante agonizaba de miedo y que esa sensación no desapareció jamás hasta hacerme cenizas, que aunque quise no pude avanzar más.

So close

No lo dije, pero lo pensé, como una voz muda en el lugar mas recóndito de mi corazón para asegurarme de que nadie lo escuchase, ni siquiera yo, porque me dada miedo incluso pensarlo, ahogue esas palabras en mi mente y di un paso atrás, porque soy una persona que siempre mira adelante, a veces tan excesivamente que no me permite disfrutar el presente; y mire el futuro, aquello me asusto, abrir la puerta a una situación que no debía, aunque ciertamente eso nunca representaba para mí un impedimento pero esta vez como pocas veces en mi vida, cortaba mis impulsos y anteponía mi cordura ante cualquier insinuación de locura.

Dije duramente “No”, fuerte, solido, cortante, para que se escuchara en todos los rincones de mi ser y que todo dentro de mí se enterase de que esa era mi respuesta, en ese momento corte todo posible desenlace favorable.